La estación de la Sagrera

De la Sagrera al corazón de Europa

La estación de la Sagrera es un elemento fundamental para equilibrar la red ferroviaria de Barcelona y, de rebote, la de todo el país. Los planes ferroviarios de los años sesenta, concibieron un sistema de dos estaciones en cada extremo de Barcelona. La estación de Sants fue inaugurada en 1979, pero la Sagrera quedó pendiente. Con la planificación de finales de los años 80 por el ancho de vía europeo, la línea de alta velocidad de Barcelona en Francia quedó definitivamente asociada a la de la estación de la Sagrera. El 15 de diciembre de 2013 se inauguraban los servicios directos en París y Lyon desde Barcelona y Madrid pasando por la estación que se está construyendo en la Sagrera, siendo el primer paso para integrar la red de alta velocidad española con la del resto de Europa.

Una estación de estaciones

Proyectada para un tránsito de viajeros superior a los 100 millones de intercambios anuales, la estación de la Sagrera será un intercambiador modal completo de Alta Velocidad, Cercanías, Metro, autobús urbano, interurbano, taxi y vehículo privado.

Estará conectada directamente con el sistema viario arterial del área metropolitana mediante dos vías subterráneas, una por cada sentido de circulación. La urbanización de nuevas calles, también permitirá aumentar la conexión entre los barrios, con el centro de la ciudad y con las zonas próximas como el Distrito 22@ y el Fòrum.

La estación de viajeros se complementará con edificios con actividad económica diversa (oficinas, comercios y hoteles). Este conjunto arquitectónico actuará de fachada de la estación y la convertirá en un importante centro de trabajo y de ocio.

La estación de la Sagrera concentrará el máximo de servicios en vertical, en una construcción compacta que atiende a mejorar la eficacia en el movimiento de las personas.

Tendrá dos accesos unidos por un gran patio de conexiones. La entrada desde el barrio de la Sagrera será el acceso principal a los dos niveles superiores, los correspondientes a la Alta Velocidad y la estación de autobuses interurbanos. Desde el barrio de Sant Martí se accederá a los niveles inferiores, los destinados a las Cercanías, el Metro y los aparcamientos.

Una arquitectura integrada en la ciudad

La estación es la punta del iceberg de la actuación de Sant Andreu – la Sagrera. El sistema de infraestructuras, mayoritariamente ferroviarias, quedará cubierto por un parque de 40 hectáreas desde el Nudo de la Trinidad hasta el puente de Espronceda.

La integración urbana se completa porque la estación es también el lugar de conexión entre la ciudad y la infraestructura y el punto de comunicación entre dos barrios historicamente separados por el ferrocarril.

El diseño de la estación también incluye parámetros sostenibles, como los paneles fotovoltaicos, la utilización del agua freática para las cisternas de los wáteres y la extinción de incendios y calefacción y sistema de refrigeración centrales.

Un centro de actividad

La ubicación privilegiada de la que será la estación central de Barcelona, concentrará edificios destinados a oficinas, comercios y hoteles que serán el referente arquitectónico de la estación y la convertirán en un centro de actividad económica asociada a la estación muy significativo. El Plan General Metropolitano (PGM), en la última modificación aprobada definitivamente el 19 de mayo de 2004, delimita el ámbito urbanístico de la estación de la Sagrera y le da una edificabilidad asociada de 180.000 m², repartidos en 150.000 m² para oficinas y comercios y 30.000 m² para hoteles.

estacio1

estacio2Es

estacio3



CONTACTAR | AVISO LEGAL